Siempre que afloran los prejuicios éticos o nacionales,
en tiempos de escasez, cuando se desafía la autoestima o vigor nacional,
cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico
o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento
familiares de épocas antiguas toman el control. La llama de la vela parpadea.
Tiembla su pequeña luz. Aumenta la oscuridad.
Los demonios empiezan a agitarse (Carl Sagan).

y los sueños sueños son

viernes, 20 de junio de 2008

Respecto al sexo, sigue siendo más rentable sacarle la pasta al varón que a la señora. “Detenida una 'madame' por estafar más de 250.000 euros a centenares de gigolós” dice la prensa . Lo de “gigoló” se quedó en las ganas. Sujey Julieth M. C. les vendió caras sus fantasías. Más de 350 hombres estafados y sólo uno se atreve a contarlo. Y mira que son bobos: “señoritas adineradas”, clientas "de alto standing", “Hotel Ritz”, “alta sociedad”, “2.000 en metálico por cinco horas de trabajo” . Es el sueño del macho: sexo, no sólo gratis, sino cobrando. Pero la naturaleza es tozuda: ellos siguen representando mayoritariamente la demanda y, ellas, la oferta. Yo hace días que no miro las páginas de relax de los periódicos pero la última vez que lo hice las cosas seguían más o menos como siempre, a pesar de la liberación sexual, un buen puesto de trabajo y nadie ahí haciendo reproches. Para muchos investigadores, la prostitucion femenina sería la consecuencia lógica de una dinámica sexual en la que unos demandan y otros están en situación de ofertar y donde las mujeres tienen la llave. Sin olvidar que ha habido siempre una clara vocación por parte de los hombres por controlar esa magnífica fuente de recursos cuya fuerza conocen tan bien. El proxenetismo es una muestra de ello. La tal Sujey Julieth riza el rizo. No puedo evitar cieta simpatía por la delincuente.

Calculo que a las mujeres les deben tomar más el pelo en las agencias matrimoniales ofreciéndoles ese marido protector, trabajador y potencial buen padre de familia que es lo que secreta o no tan secretamente andamos/anduvimos buscando.

estamos haciendo el pingüino

lunes, 16 de junio de 2008

Hace unos días veía un programa de la tele con mi marido en el que se hablaba de la Patagonia y de la Antártida. Cada vez menos hielo debido a la verdad incómoda. Lo que debería ser ya muy incómodo es que insistan en lo que no es. Yo acabo de encontrar esta noticia que no es de hoy pero es de no hace mucho.

de hombres y pilas

martes, 10 de junio de 2008

Bibiana es una ministra también De la Vogue. Socio-fashion. Posh modernista. De yo arreglo esto de buen rollo. El mundo es algo que va mal porque hombres y mujeres son imbuidos por esta sociedad de unos roles negativos. Y ya se sabe que los roles se quitan y se ponen. Si no hay más toreras en la plaza ni más chicas motoristas arriesgando la vida en los circuitos es porque la sociedad lo impide con prejuicios decimonónicos. Aquí se monta un ministerio que haga pedagogía de la Igualdad y, en dos días, a las "mujeres desesperadas" las vemos rompiéndose las uñas "al filo de lo imposible". Nos gusta el hombre fuerte, protector, viril, más alto que nosotras -desde luego-, barba cerrada, que tenga lo que hay que tener para los negocios y las empresas. Que busque el éxito. Pero que sea dulce, sensible y no se avergüence de llorar. Que agarre la escoba con gracia y que planche como los ángeles. Que sea megasexual y metrosexual. Todo a la vez.

Según tienen entendido esos posh, hombres y mujeres son iguales y las diferencias que vemos son resultado de una desafortunada educación. Y van a educarles a ellos. Para que aprendan les sale más caro agredir a la pareja. Y la Constitución que diga misa. Y se les pone un teléfono, por si en plena ofuscación les da por acordarse y “canalizar” por ahí su agresividad. Por un lado creen que la tabla está rasa y niegan la diferencia entre sexos. Por el otro creen que está scripta y convierten a todos los hombres en una masa de carne idéntica (en agresividad de género, consustancial en la cosa de ser hombre). La Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género no ha impedido que siga habiendo violencia doméstica, con el más fuerte abusando del débil. Hay quien habla de portentoso fracaso. Los juzgados están desbordados de demandas. Pero eso no les amilana en absoluto. Es más, apuntan más alto. Ahora van a crear “otro modelo de masculinidad”. Igual empiezan por el telefonillo y, si con eso no basta, les envían una muñeca hinchable a todos los frustrados para que “canalicen” con ella lo que haya que canalizar.

A mí, como mujer rodeada de hombres maravillosos (aunque no siempre ha sido así, claro. Esto no es disneylandia), me da vergüenza que se les trate como la parte demoníaca y aberrante de la sociedad. Sobre los maltratadotes ha de caer la ley con toda severidad. Y, si por mí fuera, muchos no saldrían de la cárcel. Pero me parece esperpéntica la imagen de esta chica alegremente vestida de rojo dictaminado soluciones de Srta. Pepis y con responsabilidad y presupuesto para cuestiones de gran calado para las que no tiene ninguna preparación. Sólo desde la progresía más caduca es posible plantearse 1) que haya que cambiar la feminidad y la masculinidad que hoy impera sin matices 2) que para eso baste un ministerio. Los hombres y las mujeres nos hemos hecho los unos a los otros durante centenares de miles de años. Unos somos resultado de los otros. Por ejemplo, y sin querer mostrarme como una vulgar interesada, el macho humano tiene un pene de una largura, grosor y flexibilidad que no lo tiene ningún otro primate. Y los investigadores se inclinan por una selección sexual progresiva antes que por una selección entre machos por motivos de estatus o de poder. Vigila, niña Aído, que en el lote “masculinidad” van muchas cosas. Igual te encuentras con que el nuevo modelo no tiene pilas y ya no puedes cambiarlo.

360 denuncias al día

domingo, 1 de junio de 2008

En El País semanal de 25/05/2008 aparece una carta firmada por Ramón Lamas de Salou (Tarragona). Lleva por título: 360 denuncias al día.Dice:

"En su artículo Terror machista, Montserrat Comas admite que “no hemos podido reducir las insoportables cifras mortales”, refiriéndose a los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas masculinas. Y añade que ese hecho no puede atribuirse a una supuesta ineficiacia de la ley(Integral contra la Violencia de Género)

Comas no es exacta: las cifras de asesinatos de mujeres han aumentado. Y han aumentado, y mucho, las denuncias, nada menos que 360 diarias por presuntos delitos contra la integridad de la mujer. Las cárceles rebosan de condenados por esos delitos, y los juzgados no pueden materialmente hacerse cargo de tanto procedimiento.Es evidente que el número de asesinatos no se frena por más que se multiplique exponencialmente el número de denuncias: hay, a día de hoy en España, más procedimientos judiciales de esa naturaleza que lo que había en Alemania en tiempos de Hitler por cualquiera de los delitos que los nazis tenían por graves, excluyendo los que llevaron a los judíos al Holocausto: espero que no lleguemos a ese punto.


Cualquier observador honesto admitiría el rotundo fracaso de la ley y se replantearía su fundamento y sus procedimientos. Pero las feministas, Comas entre ellas, insisten en reforzar una y otros, en virtud de la persistencia de ese dichoso machismo que oculta todas y cada una de las circunstancias en que se desarrollan las tragedias que culminan en el asesinato de una mujer. Porque el propio CGPJ, del que Comas es vocal, ha hecho públicos los datos de muertes por violencia doméstica en el año 2007, que ascendieron a 118: puesto que se da por buena la cifra de 74 mujeres muertas a manos de sus compañeros a lo largo del mismo año, cabe deducir que 44 personas más murieron a manos de alguien que no fue marido, novio o acosador masculino.


¿Cómo se explica ese desajuste? Pues muy fácil, fueron asesinadas por mujeres: un ejemplo bien reciente, la abuela de 86 años acuchillada hasta la muerte por su nieta de 35 en Majadahonda. Hace mal Comas en ocultar la profundidad de la violencia de origen femenino: entre otras cosas, porque también en este casos son mayoría las mujeres víctimas: abuelas, hijas, madres, novias, ex novias, bebés.. y porque pro ese camino, en blanco y negro, ellas siempre víctimas, ellos siempre verdugos, no vamos a ninguna parte."

las lenguas son para el verano (para lamer helados)

Hace unos días, una querida amiga, decididamente posicionada en el nacionalismo separatista (bonito pleonasmo), por algún motivo que no alcanzo a comprender -pues sabe perfectamente que, ahí, no coincidimos- me incluyó en un grupo de correo donde envió un mensaje pidiendo apoyo para defender una web que es una traducción calcada (perfecta e impecable, alaba ella) de la del Parlamento Europeo hecha por un joven de Lérida. Parece que el Parlamento Europeo ha denunciado el plagio y quiere cerrar esa versión catalana. Y mi amiga dice: la web del Parlamento Europeo está traducida a más de veinte lenguas europeas, muchas de las cuales con menos hablantes que el catalán. Lenguas como el letón, el estonio, el finlandés o el esloveno, así como el maltés –con sólo unos 300.000 hablantes- tienen estatus de lengua oficial en Europa. En cambio el catalán con 9.500.000 hablantes -(no sé yo si no serán muchos)- y siendo la décima lengua europea en importancia, no tiene ese reconocimiento.

Se me ocurrió que se podría iniciar un interesante debate con personas con las que no tengo ocasión de intercambiar puntos de vista. Así que envié este mensaje (bastante expeditivo y coloquial) de respuesta al grupo. Traduzco:

"Soy partidaria de que en el Parlamento Europeo se adopte el inglés como lingua franca y a tomar viento. No soy demasiado romántica y estoy más por lo práctico. Al final seria una locura, si no lo es ya, tanta lengua. Vamos hacia un idioma único planetario. Lo mismo que pasó con el latín en la cuenca mediterránea. Antes de llorar recordemos que eso nos pasa por hacer más el amor que la guerra. No creo en los derechos de las lenguas, sino en el de las personas.
Besitos"


Y nunca jamás me llegó una respuesta. Espero que a mi amiga no la hayan reñido por tener amistades tan poco recomendables. Y tan descorteses como para tirar petardos en una salita de estar donde en el chocolate de la merienda se mojan "melindros" milenaristas. Pero qué cansada estoy del debate de la lengua. Estoy leyendo el editorial “Bélgica, Rota Por El Afán Etnicista”. Una frase: “La radicalización de los actuales políticos de Bélgica, movidos por intereses nacionalistas cortoplacistas, hace presagiar un futuro muy complicado al país, cuando no su desintegración.” Y “El ejemplo belga debería servirnos de lección en España, donde se están cometiendo similares errores a los que han llevado a dicho país al borde del abismo.”